samuley (ex_samuley485) wrote in stillhungryrpg,
samuley
ex_samuley485
stillhungryrpg

¡¿Sam en Forks?!

Ese día había sido el peor de todos en su vida... ¡y apenas eran las 10 de la mañana! Todo había pasado. TODO. Literalmente. Se levantó temprano, como usualmente lo hacía, pero esta vez no porque lo hubiera querido, sino porque había tenido una pesadilla que lo despertó forzosamente. Había soñado que Emily saltaba de un precipicio estilo la hija del Jefe Swan. ¡ARGH! Y para colmo cuando entró al baño para darse una ducha, no había agua. Resulta que la cisterna se había apagado mágicamente por la noche y por ende el agua no subió el tinaco. Tuvo que salir a prender la bomba y bueno..... Eran las 9am cuando su mamá le informó que no había cocinado ni preparado nada para el desayuno y, por su puesto, tuvo que desayunar avena de bote. ¡Desastroso! Eran las 9:30am cuando su madre le pidió de favor que fuera a Forks a comprarle un accesorio de baño que no vendían en ninguna tienda de La Push. Por su puesto Sam se negó al principio. ¿Él? ¿EN FORKS? ¿CON VAMPIROS A LA REDONDA? Oh no, pero la mamá insistió, realmente necesitaba aquel accesorio. Inclusive le dijo que llevara a Jared o a Paul para que no hubiera problemas. Se negó. No quería involucrar más licántropos en el asunto. Respiró profundamente antes de acceder y cuando lo hizo, ya se encontraba de camino a Forks; había tomado el carro de su mamá para transportarse.

((Reservado para el chupas chupas XD))
  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

  • 8 comments
((Lo que hay que hacer para rolear contigo XD))

Pues el día de Carlisle hasta el momento iba bastante bien. No se había despertado temprano porque... nunca se había ido a dormir, jo. Había pasado gran parte de la noche en su estudio, revisando varios libros sobre los últimos avances en neurocirugía, y a las 9:30 am, aproximadamente, Alice había llamado a su puerta para recordarle que había prometido encargarse de ir a la tienda del pueblo para comprar lo acordado. Lo acordado era una completa dotación de comida para humano que serviría para tener un refrigerador repleto de bocadillos adecuados para Bella, que no debía pasar hambre en casa de los Cullen sólo porque éstos no tocarían ni en sueños un croissant.

Estacionó su Mercedes en uno de los muchos lugares disponibles cercanos a la entrada del supermercado.
((Es que soy irresistible))

¡¿Y tenía que mencionar el Mercedes?! Claro, el chupasangre vivía de lo lindo y con muchos lujos mientras que los licántropos en La Push no tenían ni agua para bañarse. ¿Acaso eso es justo? En fin, el carro de su mamá era una carcacha, pero al menos había cumplido su cometido (y al menos podía ir a más de 80km por hora). En media hora había llegado sano y salvo (porque con el récord de mala suerte que llevaba, como que no le daba buena espina) al estacionamiento del primer supermercado que vio. Thriftway, se llamaba. Sam hizo una mueca y en la primera entrada vehicular que vio, se metió.
((Hey, hey, hey, ¿pasé de chupasangre mayor a chupas chupas? ¡Qué falta de respeto! XD))

¿Y por qué no iba a mencionar que conduce un Mercedes? No es culpa de Carlisle que a los de La Push se les apaguen las cisternas; si es justo o no tampoco es cosa de él. Como sea, el punto es que el vampiro se bajó del auto sin prestar más que la mínima atención a su entorno, guardó las llaves en el bolsillo derecho de su cazadora azul y emprendió el trote en dirección a la puerta, sosteniendo en la mano izquierda un pedazo de papel (una lista). Ningún olor desagradable le llegaba a la nariz... aún.
((¿Ahora resulta que chupasangre mayor tiene mayor categoría? o sease suena bien nais JAJAJAJAJAJA))((Y por cierto, qué quisiste decir con "cazadora" azul ¿eh? ¿ehhhh? j/k LOL))

¿No percibía ningún olor desagradable? ¿Acaso no se había olido a sí mismo? Cierto, los vampiros 'no respiran'. Yo creo que si un vampiro pudiera olerse así mismo se moriría en ese momento... porque ¡ah, cómo apestan! En fin, la primera hilera de cajones de estacionamiento estaba llena, tuvo que dar vuelta en U en la curva del fondo para seguir buscando en la siguiente hilera. "¡Vaya!" acababa de visualizar un cajón vacío, y varios más a continuación de ese; obvio, el estacionamiento no estaba lleno, pero sí estaban ocupados los cajones próximos a los locales. Dio un girón y se estacionó de un solo movimiento. Al parecer no había tenido sensaciones desagradables, aunque quién sabe por qué sentía una pequeña molestia en la nariz. Apagó el carro, puso el freno de mano........ nada más abrió la puerta y la nariz inmediatamente comenzó a picarle terriblemente. -¡¿?!- ambas manos las llevó a su cara para tapársela.
((AHAHAHAHA, pues por lo menos denota mi rango y sí, suena más nais, LMAO))((... Puchas, yo ni en cuenta XD))

No, no, no, una cosa es que no necesiten respirar, y otra muy diferente es que carezcan de la opción de percibir olores. Prueba de eso es que, justo cuando la puerta automatizada ((supongo... digo, Forks no es el ejemplo de la modernidad por excelencia, pero tampoco viven en la Edad Media)) se estaba abriendo para permitirle la entrada, le llegó, sin dejar lugar a dudas, el de un licántropo. Su postura relajada cambió en menos de un segundo: su espalda se irguió y la mano que sostenía la lista de compras se tensó. Aunque todo su cuerpo quedó alerta, mantuvo una expresión casual, girando el cuello lo mínimo para mirar por sobre su hombro.
((Perdooooooooooonameee ♪ *estilo el comercial de mentiiiiraass* JAJAJA, pero tú sabes por qué no podía entrar antes)) ((JAJA lo de puerta automatizada es parte de la tecnología de Edificios Inteligentes que se introdujo hace ya mucho tiempo *nerd* así que apoyo la noción de que Forks no está tan pior))

¡Terrible! Parecía que miles de hormigas con patas filosas caminaban por el interior de toda su nariz. Entrecerró los ojos por un momento y después los abrió por completo... esto no era posible. ¿Acaso... acaso Victoria estaba cerca? No momento... bueno, es que... vaya, con la paranoia de ese vampiro, no recordaba que también estaban los Cullens a la redonda. Tragó saliva y arrugó la nariz, para esto ya se había quitado las manos de la cara. ¡Argh, cómo le gustaría entrar en fase! Cuando es lobo, el olor no es tan penetrante.

¿Qué pasaría si esperaba afuera en el carro hasta que el olor se disipara? ¿O sea, hasta que los vampiros cercanos se alejaran? ¿O sí sería Victoria? No se atrevería a entrar en una zona tan pública... la muy maldita... no momento, ese olor... no ese olor no lo reconocía.

((He ahí mi duda, sé que estamos en la lína temporal de antes de Eclipse pero los entrenamientos en grupo son hasta Eclipse....... ¿entonces los olores de los Cullens no los reconocen ni de broma? ¿Nunca en su vida los han olido?))
((Hummm, ok, según recuerdo, la manada tiene chance de olerlos hasta que unen fuerzas vs Victoria, ¿no? Porque antes de eso los Cullen estaban fuera de Forks -New Moon-, y después los licántropos no entran a Forks. Right? So... yo diría que esto es un fallo por parte de SM, LOLZ. Porque Sam debe de conocer por lo menos el olor de Edward -¿no sacó él del bosque a Bella cuando Edward se va?-. Podemos suponer que el de Carlisle no lo conoce y sha, no sé cómo veas))

Nada se acercaba a él por la espalda, pero el olor persistía. De cualquier manera, y porque un par de personas se le quedaron mirando extrañados porque no entraba al establecimiento aunque tenía la puerta abierta frente a él, Carlisle optó por continuar y actuar como si nada. Se esforzó por relajarse tanto como su natural reacción a la presencia del 'enemigo' se lo permitió e ingresó al supermercado. Ahora se daba cuenta del gran acierto que tuvo al ir solo.
((Por mi perfecto, sería lógico también, porque dejaron de ir al hospital donde trabaja Carlisle desde que se convirtieron en licántropos ¿cierto? Dejémoslo en que es nuevo olor para Sam))

¡Sí, exactamente! Solo, porque si hubieran sido más vampiros, Sam estaría a punto de marcar por el teléfono público a casa de Billy Black en busca de los demás. -Hmm... no es Victoria- el olor era completamente diferente, y créanme, a Victoria la tenía más que olida (?!) y reconocida. ¿Y si era uno de los Cullens? ¿Los chupasangre van al super? ¿A qué, a comprar comida? Sam no pudo resistir la carcajada que acababa de soltar. Arrugó más la nariz después de unos segundos (vaya, el chiste no le había durado mucho), y terminó de abrir la puerta para poder salir del carro. Tenía que enfrentar al vampiro de todas formas; qué bueno que cargaba consigo su encendedor.